DIAGNÓSTICO DE LA COLANGITIS


La colangitis corresponde a una enfermedad del conducto biliar que se traduce en la obstrucción de las vías biliares, impidiendo el paso de la bilis y ocasionando una infección aguda, la cual suele producir molestias y malestares en quienes la presentan. A los fines de determinar si se trata o no de esta enfermedad y, por ende, poder tratarla, es necesario llevar a cabo un diagnóstico de la colangitis, de la mano de un especialista, quien indicará las medidas correctas a tomar.

En qué consiste el diagnóstico de la colangitis

El diagnóstico de la colangitis corresponde a un análisis clínico, basado en estudios de laboratorio y técnicas de imagen. Se trata de una clínica compatible, usualmente acompañada de leucocitosis, fosfatasa alcalina, transaminasas, alteración del funcionamiento normal de las vías biliares, entre otras, documentado con la ayuda de técnicas de imagen.

Los expertos en el área de la salud han determinado una clasificación de riesgo que puede ser alto, moderado o bajo, para clasificar el nivel de gravedad de la colangitis.

Un grado alto es aquel en el que existe 50% de probabilidades de desarrollar la enfermedad, y se basa en ictericia clínica y coledocolitiasiso colédoco dilatado en ultrasonido.

Por otra parte, la colangitis moderada implica un riesgo de 10-50% e incluye a pacientes con historial médico de ictericia o pancreatitis, hiperbilirrubinemia y fosfatasa alcalina alta.

Finalmente, el diagnóstico de la colangitis de bajo riesgo implica una probabilidad de menos del 5% y se basa en análisis de laboratorio normales y sin ictericia.

colangitis exámenes diagnóstico

Qué hacer posterior al diagnóstico de la colangitis

Una vez que se experimentan los síntomas de la colangitis, lo siguiente es acudir al médico o proveedor de la salud, a los fines de recibir el debido diagnóstico y evaluación que permita confirmar o negar la presencia de dicha enfermedad.

En caso de recibirse un diagnóstico de la colangitis positivo, el especialista médico se encargará de recetar el tratamiento más conveniente, a partir de los análisis de las causas subyacentes, orientando el mismo a la resolución del problema de fondo. Esto podría incluir la toma de antibióticos orales, cuidados intensivos y tratamiento con vasopresores en los casos más graves.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…